Alfa

Alfa
Lo lees en 3 minutos

Este jueves llega a las salas de cine una cinta que nos pondrá en la piel de un hombre prehistórico y su lucha por la sobrevivencia junto a su único aliado, uno de los depredadores más peligrosos que existen.}
Son innumerables las ocasiones en que hemos visto películas con un enfoque en la sobrevivencia, la lucha del ser humano contra los elementos, en la que, por uno u otro motivo, el protagonista se encuentra en la peor situación posible, y que a base de fuerza de voluntad ha tenido que salir adelante. Y si bien, este género ha tenido casos tanto de éxito como de fracaso, muchas veces dependiendo del enfoque que se le da a la historia, hasta el momento, es probable que nunca hemos presenciado una cinta con un giro como este.

Una aventura épica y una historia de supervivencia ambientada en la Europa de hace 20.000 años, durante la última glaciación. En mitad de su primera cacería con el grupo de élite de su tribu, un joven es herido y dado por muerto. Al despertar se encontrará débil y solo, y deberá aprender a sobrevivir y abrirse camino ante la dura y cruel naturaleza. Acompañado a regañadientes de un lobo abandonado por su manada, los dos aprenderán a confiar el uno en el otro y convertirse en aliados para superar los innumerables peligros e intentar encontrar el camino a casa antes de que llegue el letal invierno.

Dentro de las muchas cualidades interesantes que nos entrega la película, una que realmente llama la atención es el hecho de que los personajes se comunican entre ellos a base de un idioma desconocido, que no queda más que asumir que es lo que los creadores de la historia creían que sería el lenguaje de aquella época. Si bien, esto ofrece un desafío interesante para los actores, quienes deberán transmitir todo sin poder vocalizar sus ideas, sentimientos, haciendo aún más atractiva la narración, también tiene el efecto de espantar a las audiencias en búsqueda de una película simple, un blockbuster sin alma.

Otro hecho muy interesante, es la calidad de las imágenes que nos entrega “Alfa”, siendo posiblemente el mejor trabajo en el área de dirección de fotografía que hemos visto durante el año. De hecho, lo logrado por el austriaco Martin Gschlacht (“Buenas Noches Mamá”) en este departamento es sencillamente maravilloso, obteniendo una sensación artística que generalmente no se consigue con el cine masivo.

Si bien, todo lo que esta cinta logra en el área de imagen y actuación se ve un tanto opacado por el ritmo de la historia, la que tiene muchísimos momentos, en los que está más enfocado en mostrarnos lo maravilloso de este mundo en vez de relatarnos la historia. Este problema se ve reforzado aun más con el hecho de que los grandes peligros que el protagonista, Keda, deberá enfrentar, como hienas y un tigre diente de sable, son repasadas de forma muy veloz, casi de manera anecdótica, lo que le resta dramatismo al desenlace.

“Alfa” es una entrega muy hermosa, con grandes actuaciones y un concepto bastante innovador. Lamentablemente todo lo bueno se ve disminuido debido al desarrollo de la idea y la velocidad con que esta es relatada, restándole el atractivo masivo que podría haber tenido. Pero que se hace una delicia para que la gente que busca más que solo divertirse cuando va al cine.


 

Ficha

Título original
Fecha de estreno
Director
Año
Duración
96 minutos
Distribuidora

Copyright © 2005-2018. All rights reserved