Hellfest: Juegos Diabólicos

Hellfest: Juegos Diabólicos
Lo lees en 3 minutos

Ficha

Rating Televitos
Título original
Fecha de estreno
Género
Año
Duración
89 minutos
Música
Distribuidora

Esta semana llega a la cartelera nacional una cinta en la que uno de los lugares más clichés del cine de terror se convierte en el peor enemigo de un grupo de adolescente.

Suena casi como una broma, pero a lo largo de la serie animada “Scooby-Doo”, hubo muy pocos episodios que no se realizaron dentro de una casa embrujada, un cementerio, un bosque oscuro y, por supuesto, un parque de diversiones. Pero, y como ocurre con la mayoría de las cosas, los clichés no se crean de la noche a la mañana, y hay muy buenos motivos para que estas ubicaciones sean tan reiterativas dentro del género de terror. Motivos que quedarán más que demostrados en esta nueva cinta.

La estudiante universitaria Natalie está visitando a su mejor amiga de la infancia Brooke y a su compañera de cuarto Taylor. Si fuera otra época del año, estas tres jóvenes irían a un concierto o a un bar, pero es Halloween, lo que significa que, como todos los demás, irán al HELL FEST: un inmenso parque de atracciones con juegos y laberintos y que coincide que está en la ciudad.  Pero para un visitante, este no es un parque de atracciones sino un el lugar ideal para la cacería, una oportunidad para matar a la vista de un público, tan sumido en la terrorífica y divertida atmósfera, que no se dan cuenta de la horrible realidad que se desarrolla frente a sus ojos. 

LO QUE NOS GUSTÓ
El villano. Una de las claves sobre la que depende toda cinta que busca asustar a la audiencia es tener un antagonista que pueda causar impacto. En algunas ocasiones esto surge de tener una historia de fondo muy fuerte, generalmente basada en la venganza llevada hasta un extremo, tal como fue el caso de ‘Jigsaw’ en “Juego Del Miedo”. Pero en esta ocasión se logra a través del desconocimiento total, porque en ningún momento averiguaremos los motivos que llevan a este personaje a cometer actos tan crueles y aparentemente aleatorios. De hecho, recién en una de las últimas escenas se nos entregará algo de información, el que sencillamente hará que este ser sea aún más temible.

Lo clásico. Como ya está claro, “Hellfest: Juegos Diabólicos” no busca escaparse de temáticas asociadas al género, esto se nota de inmediato con la ubicación y continúa de manera muy potente con los protagonistas. La película gira entorno a un grupo de adolescentes, que están diseñados para caer en todas las categorías genéricas que siempre hemos visto en este tipo de título. Una chica sobre sexualizada, un chico demasiado tonto como para que sea necesario que un asesino serial lo mate, un personaje que se cree duro y no le teme a nada y, la figura central, una joven sensible que esta atravesando problemas personales pero que cree que esta es la situación ideal para desentenderse de todo. Si bien esto podría ser considerado como una manera muy perezosa de escribir un guión, la verdad es que todos estos personajes han aparecido tantas veces porque sirven un propósito y gustan al espectador. Por lo que ver que sean utilizados sin escrúpulos, por enésima vez, termina por dejarnos una historia estereotípica pero entretenida.

LO QUE NO TANTO
Las expectativas. La gran falla que tiene esta producción no es la historia, ni las actuaciones, ni siquiera la falta de un concepto innovador. El gran problema que tiene es la época en la que fue producida. Esto simplemente porque hoy en día, y de manera muy seguida, se estrena grandes cintas de terror, que muchas veces cuentan con historias muy creativas y sorpresivas, o con algún giro completamente inesperado. Por lo que simplemente dedicarse a hacer una película de manera pragmática, a base de una fórmula que ha dado buenos resultados en el pasado, ya no es suficiente.

CONCLUSIÓN
“Hellfest: Juegos Diabólicos” es una película entretenida, que por momentos incluso puede generar algún susto o saltito. Pero que cuando la ponemos en la balanza del cine de terror actual, posiblemente con la excepción de los fanáticos de los ‘slasher’ ochenteros, quizás no dé el ancho.
 

Copyright © 2005-2019. All rights reserved